El exceso de trabajo empieza a perjudicar mi salud

EFECTOS QUE PUEDEN SURGIR A CAUSA DE UN EXCESO DE TRABAJO

Trabajar es necesario para sobrevivir y, además, para desarrollar tú autoestima. Cuando trabajas, te sientes útil y aprendes a creer en ti mismo. Sin embargo, abusar de las tareas que tienes que hacer y trabajar por encima de tus capacidades físicas y psíquicas, es perjudicial para tu salud y puede provocarte problemas con tu entorno: jefes, compañeros e incluso con amigos y familia.

Paradójicamente, el exceso de trabajo reduce la productividad, ya que el sistema nervioso se ve afectado por la falta de descanso y la falta de variedad.  Además, puede ocasionar los siguientes síntomas: cambios en el estado de ánimo, despistes, aumento de accidentes laborales, desmotivación, agotamiento mental, falta de energía… Tanto es así que, si trabajamos por encima de nuestras capacidades, dejamos de rendir de manera eficiente y podemos llegar a enfermar.

exceso de trabajo

Los graves efectos que pueden surgir por un exceso de trabajo, son los siguientes:

  • Depresión: Trabajar más de 8 horas conlleva el riesgo de sufrir depresión. Esto sucede por el alejamiento con tus seres queridos, una mayor exposición al estrés y un mayor sentimiento de soledad.
  • Pérdida de la memoria: Cabe la posibilidad que se dañen zonas del cerebro, relacionadas con la memoria. Esto sucede debido al exceso de cortisol que genera el estrés, afectando a la capacidad de recordar.
  • Dificultades para dormir: Los problemas para dormir son normales cuando hay tanto trabajo. Las causas son la mala estructuración del horario laboral y el uso excesivo de pantallas.
  • Problemas digestivos: El sistema digestivo es muy sensible frente los problemas de ansiedad y estrés. Así pues, sufrir estrés puede conllevar un mal funcionamiento de tu aparato digestivo.
  • Dolores musculares: Si estás muchas horas sentado, es posible que sufras dolores de espalda debido a una mala postura. Las actividades físicas intensas pueden dañar los cartílagos y las articulaciones con el paso del tiempo. En la oficina, los efectos son igual de graves o pueden llegar a ser peores.

exceso_mariafontal

Es muy importante que seas consciente de la cantidad de trabajo que vayas a hacer cada día. Además, debes saber controlarla para no hacer más de la cuenta. De no ser así, la lógica del máximo rendimiento te irá arrastrando hasta hacer de la labor profesional tu razón para vivir, algo que no puede ser saludable.

Recuerda que cuando estés realizando la actividad laboral, es importante no trabajar por encima de tus capacidades ya que el exceso de trabajo puede desembocar en serios problemas de salud.

Según estudios recientes, el 53’3% de la población española sufre estrés de manera frecuente. En este vídeo puedes ver algunas claves para reducir el estrés laboral.

En términos generales podríamos decir que existen factores de riesgo para sufrir el llamado «Síndrome de estar quemado»:

1- Factores propios de la empresa u organización, como mala distribución de las cargas de trabajo, desorganización, excesiva exigencia, falta de concreción en las responsabilidades de cada puesto, mal ambiente, cambios tecnológicos importantes sin tiempo o formación para la adaptación al cambio, etc.

2- Factores de la sociedad en general, como los cambios tecnológicos exponenciales, aumento de la exigencia a ciertos profesionales, sobre todo del sector sanitario, educación y atención al público en general, etc.

3- Factores propios de predisposición al estrés, como el perfeccionismo, el exceso de empatía, la mala organización, las dificultades de comunicación o de relación con los demás o contigo mismo, etc.

En este tercer grupo es dónde puedes modificar conductas y hábitos para evitar que el estrés te alcance. Una de esas conductas es no trabajar en exceso.

Espero que este artículo te haya sido útil. Si es así, te agradeceré que lo compartas para llegar a más personas a las que pueda beneficiar.

¡Muchas gracias!

 

 

Deja un comentario